Inicio CRONICA DE GONZALO DIAZ ENDURAMA MONTANCHEZ 2017

CRONICA DE GONZALO DIAZ ENDURAMA MONTANCHEZ 2017

Montanchez nos ha ofrecido un fin de semana espectacular. Gentes venidas desde varios puntos de España hemos compartido vivencias y alguna caña disfrutando de lo que nos une, “el Enduro”.

La organización perfecta y un pueblo volcado a tope el día de la prueba hacen un autentico “gustazo” el haberse acercado a estas tierras extremeñas.

El terreno duro, con mucha pero mucha piedra obligaba a llevar las suspensiones bien reguladas y una atención al 100% de tu trazada en todo momento.

Algunos pasos difíciles hacían que en el entreno del día anterior se fueran haciendo espontaneamente esos pequeños grupos tan tipicos de nuestro deporte, donde se estudia y discuten posibilidades, hasta que cada uno encuentra su trazada y continua  bajando.

Que decir de la TC3. Dura, larga, técnica y con pedaleo en subida a la mitad de la especial; Enduro puro para que no se nos olvidara lo que realmente es.

Pero no todo puede ser perfecto, hay que ir por donde se puede, y eso era exactamente la conexión TC3-TC4. Una subida pedregosa tipo calzada romana eterna, bajo un sol de rigor y con el cansancio de la competición a la espalda. El empuja bike apareció como “el tío del mazo” y nos golpeó a todos sin piedad.

Por fin la TC4, última especial, con un trazado mixto.

Salimos desde dentro de la muralla del castillo de Montanchez, atravesando el pueblo por cortados, escaleras y callejones que hacían el recorrido realmente espectacular y disfrutón, continuando hasta el final de la prueba por una senda pedregosa esencia de esta tierra.

En definitiva un precioso enclave para la práctica de nuestro deporte, donde fuimos y seremos bien recibidos y tratados.

Por cierto, la cervecita, el jamón y la morcilla de la posada, en la sombra de su terracita hizo que una plácida sonrrisa se adueñara de mi mientras me recuperaba el Domingo a las cuatro de la tarde cuando estaba casi muerto.